La FIFA inhabilita de por vida a un árbitro por manipular el resultado y manda repetir el partido un año después