¡Insólito! El público hace la ola desesperando a los jugadores y al juez de silla