James, sin saludo a Zidane y patada al banquillo