Messi, acorralado por los turistas en la playa