La Champions se ha convertido en la obsesión del PSG y del jeque