Pablo Machín y el Girona, deseando asaltar el Bernabéu en su primer partido