La vida de Pelayo Novo no corre peligro, pero su evolución será muy lenta