Pep resta importancia al clásico