El Real Madrid-PSG se desenvolvió sin incidentes a pesar del peligro por los ultras del equipo francés