Rubiales y Tebas, a la gresca por los horarios: los golpes de calor, protagonistas