Sergio Araujo protagoniza el fallo más estrepitoso del año