Sergio García se convierte en leyenda: gana el Masters de Augusta