Simeone ve cada vez más posible alcanzar al Barcelona en Liga