El Valencia desaprovechó el tropiezo del Barça y anotó la primera derrota en Liga