La afición del Atleti se harta del culebrón de Griezmann