Piqué recibió más aplausos que pitos en el primer entrenamiento en Las Rozas