Su pueblo, sus jugadores, sus rivales: Lopetegui no está solo