Vidal reconoce su malestar, pero zanja la polémica con Valverde