Los medallistas europeos ya están de vuelta con su botín