Lorbek y Wallace fuerzan el quinto partido