La selección femenina de baloncesto, incapaz de resistir al vendaval de EEUU