El nuevo formato trajo la Euroliga más anotadora en 15 años