El Barça no se fía de Anfield