Su brutal agresión al árbitro le lleva directo a comisaría