El inesperado problema de la selección: el calor