El césped sigue preocupando en Valladolid: trabajos a contrarreloj para llegar en condiciones al partido ante el Alavés