La popularidad de Cristiano Ronaldo sigue intacta: levanta pasiones en Pekín