Dos datos para que los madridistas sean optimistas en el Vicente Calderón