Beckham cumple su sueño de tener equipo propio y Messi se ofrece para jugar en él