Difícil contener la emoción: así se despidió Sergio Álvarez del club de su vida, el Sporting de Gijón