La montaña rusa de emociones que terminó con Colombia eliminada