España se lleva el bronce mundialista tras ganar a Bélgica 67-60