Las estrellas francesas no olvidan a sus clubes tras ganar el Mundial