La felicidad de Javier Fernández tras conseguir su bronce en los Juegos Olímpicos