Ferrari confirma su dominio y McLaren sigue penando en el cierre de Jerez