Seis semanas de prisión para el espectador que saltó a la pista en el GP Singapur