Las fuertes medidas de seguridad impiden a los aficionados ver de cerca al Madrid en Cardiff