Sin fútbol, sin cracks y sin capacidad de reacción: así fue el fiasco del Barça en Roma