Un Atlético sin urgencias busca el pleno en Múnich