Koke, unas tres semanas de baja