Los jugadores del Bayern, recibidos como héroes a su llegada a Múnich