El Betis saca su propio perfume