El Celta deja claro que el partido ante el Madrid es secundario: prioridad a la Copa