El Real Madrid, al borde de la eliminación de la Copa y del ridículo