Cristiano sale al rescate: doblete en cuatro minutos para evitar un desastre aún mayor