El FC Barcelona se gusta y golea a medio gas