El Real Madrid se encuentra a sí mismo