Seguidores del Elche, en pie de guerra