Euforia rojiblanca para recibir a un triunfal Atlético