Granada y Celta buscan reponerse de las heridas causadas por Madrid y Barcelona